miércoles, 7 de enero de 2009

El doradillo mentao´ ( Letra: Luis Acosta García- Musica:Alberto Merlo)

Una vez supe tener como reliquia conmigo
un flete... ¿cómo les digo que era todo mi querer?
En cuestiones de correr fue siempre muy respetao,
en tuitas partes que he andao sus prodigios admiraban,
y por eso lo llamaban el doradillo mentao.

Una vuelta me invitaron a una yerra en lo de Luro,
que fue intento, lo aseguro, por lo tanto que rogaron;
los caballos prepararon los peones y el encargao,
pa dejarme abochornao cuando yo fuese a enlazar,
y pa hacerme reventar el doradillo mentao.

Pero yo, que malicié, después de atarme la vincha,
le apreté juerte la cincha y con orgullo monté;
pal rodeo enderecé, desenrollé mi trenzao,
y al traerme un toro enlazao -las astas sangrientas, rojas-
hacía jugar las coscojas el doradillo mentao.

Las chinas, que admiraban de ese flete las acciones,
entre ponderaciones las manos juerte golpeaban,
cuando vi que se apartaban rumbeando pa nuestro lao.
Una de ellas, del peinao sacó una cinta argentina,
y me dijo: "Es pa las crinas del doradillo mentao".

Al patrón no le gustó el triunfo de mi caballo,
y encocorao como un gallo a correr me desafió;
un pingo zaino sacó, que lo tenía tapao,
pingo mestizo, mimao, pura canilla y pescuezo:
lo desafió por mil pesos al doradillo mentao.

Enseguida nos juntamos aceptando la carrera,
y al bajar de la bandera sin ventaja convidamos;
al emparejar largamos, y al verme medio igualao
le di un chirlo y, encelao, mi flete llegó primero,
redoblándome el dinero el doradillo mentao.

Pero la desgracia un día muy malo me castigó:
un indio me lo robó con tuitas sus picardías.
Me fui pa las tolderías, aunque en vano me arriesgué,
porque ni el rastro encontré de aquel pingo tan querido,
y hoy vivo para el olvido del doradillo mentao.

1 comentario:

  1. Me emosiona la música surera como ninguna otra. La milonga más que ninguna. ¡Que nunca muera!
    ¡Que vivan sus difusores eternamente en el alma de nuestro pueblo!
    ¡Que el mercantilismo no aplaste nuestra cultura vernácula!

    ResponderEliminar