martes, 31 de marzo de 2009

El hombre que sirve a un rico

El hombre que sirve a un rico
Siempre deba abrir el ojo,
Que cuando ne lo guste algo
Se ha 'i ver botado por flojo.

Si al rico le entra una espina,
Está de enfermo muriendo
Si al pobre le dentran veinte:
"Delicao te estás haciendo".

Cuando al rico le duele algo,
Se le oyen dos mil clamores;
Y cuando el pobre se enferma:
"Que sufra el pobre, que es pobre".

Cuando el pobre anda queriendo,
Viene el rico y se atraviesa;
De allá sale el pobrecito
Rascándose la cabeza.

Al rico le ponen silla,
Y al pobre le ponen banco;
Y allá queda el pobrecito,
Como tronco en medio el campo.

Si un pobre llega a una casa,
Y mates están cebando,
Milagro que le dan uno
Con los palitos nadando.

Y si un rico se ha llegado,
Por ser la primera vez,
le dice la dueña 'i casa:
"¿Se sirve mate o café?"

Si el rico va con el pobre,
Y los dos de compañeros,
Pa 'l rico hay cama tendida,
Que el pobre duerma en el suelo.

Si un pobre va a un almacén,
Uno a los otros se miran,
Y se les oye decir:
"Este viene por bebida".

Y si al rico lo ven ir,
Le sale el almacenero
Con el sombrero en las manos:
"Apiesé, pues, caballero."

Si el pobre pide una copa,
Por milagro que ha llegado,
Le sirve el almacenero
Licores entreverados.

Y si el rico le ha pedido
De los licores mejores,
Le sirve el almacenero:
"Tome, sirvasé en mi nombre."

Si el pobre ha tomao la copa,
Dicen: "Pobre borrachón".
Si el rico anda por el suelo:
"Qué alegre que anda el señor."

No hay comentarios:

Publicar un comentario