sábado, 8 de mayo de 2010

La juana de Pampa Oberá

Doña Juana Pedernera, es una mujer de campo
Que vive sola en su rancho, casi tirando a tapera
De profesión…curandera, con años en el oficio
rompiendo los maleficios de variada clientela

El empacho, quemaduras, pata e´cabra o mal de ojo
Te cura el mal del rastrojo y desata ataduras
Por si queda alguna duda del diagnóstico entregao
Ahí te manda un preparao, con un tesito de ruda

Nunca a cobrao un centavo por los servicios que presta
Doña Juana es tan honesta, que no recibe propinas
Ella atiende en su cocina y mientras haces el encargo
Te va cebando un amargo para endulzarte la vida

Nunca le han sobrado sueños, porque no sabe soñar
Pero le gusta cantar con su tonada norteña
Mientras va cortando leñas pa´calentar el ambiente
Pasan cosas por su mente que nunca habrá de olvidar

Siempre suele respetar a aquellos que la visitan
Y aunque uno no tenga cita, no te va hacer esperar
A muchos suele curar, tirándole del cuerito
Y si pegás algún grito, seguro te va a retar

Todo el pueblo la conoce como una gran curandera
Mas su historia verdadera, nadie la puede contar
No vayas a preguntar, si es casada o es soltera
Se pone como una fiera y no te va a contestar

Muchos dicen que la vieron, los domingos muy temprano
Con unas flores en mano, rumbear para el cementerio
Y sobre una cruz de hierro se arrodilla pa regar
Sola se la ve llorar, atadita a sus recuerdos

Habrá sido algún amor que haya tenido escondido
O algún pariente querido que nadie lo conoció
Pero con gran devoción y silenciosos gemidos
Va arrancando el pasto fino que entre esa tumba creció

Doña Juana se enfermó, solita estaba en su rancho
Ni siquiera algún carancho a ella se le acercó
Pues naides la visitó en ese lecho de muerte
Y sin contar con su gente, la pobre Juana murió

Algún paisano decente de su alma se apiadó
Y en un cajón la enterró, allá en ese cementerio
Al lao de la cruz de hierro en que Juana visitaba
Y con su pala cavaba, develando aquel misterio

Porque en esa cruz de hierro en donde Juana lloraba
Una madera tallada se encontró clavada al piso
Cosa que ella mesmo hizo, porque sabía tallar
Diciendo “ descansa en paz, te extraño querido hijo “

Todo el pueblo la lloró al conocer esa historia
Y en su nombre y su memoria hay una cruz a la vera
Flameando como bandera, al alumbrar la mañana
Porque aquí descansa Juana, de profesión...curandera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario