lunes, 26 de abril de 2010

Asi me hablaba mi padre de "Chino" Martinez

Atención pongan si quieren,
Que voy a pintar de adonde vengo.
Sangre pampa es la que tengo,
Sangre fuerte, bien parida.
Son herencias recibidas
De mis mayores, sostengo.

Así me hablaba mi padre,
Con tono lento y sereno;
Firme en momentos y bueno,
Versos criollos, sentenciosos,
Era pa mi religioso
Y escucharlo muy ameno.

Así comenzaba diciendo:

No es bueno andar alardeando
De saberes muy profundos.
No ha de faltar en el mundo
El que tu palabra enmiende:
Hasta el hombre más vaqueano
Todos los días aprende.

Desconociendo la cancha
No atropelles sin mirar,
Nadie puede calcular
Donde se esconde una trampa:
Pa quien galopa en lo oscuro
Cualquier pocito es barranca.

Si un amigo verdadero
Te acomoda algún “guascazo”
Aguantate el cimbronazo
Y pensad sin buscar guerra:
La mula patea el estribo,
Pero es segura en la sierra.

Allá donde tengas mando,
Trata de ser indulgente,
Mas contra los insolentes
Conozco remedio bueno:
Caballo duro de boca,
De pata larga es el freno.


El hombre ha de andar solo
Sin apoyarse entre hermanos,
No convienen muchas manos
Pa dirigir una casa:
El lazo tiene ocho tientos,
Pero es un hombre el que enlaza.

Mire, mi hijo…En lo que empiece,
trate darle conclusión
Nadie niega esta razón
Del uno hasta el otro polo:
No es domador el que monta,
Sino el que se baja solo.

Evite los zalameros
Que a todo le juegan risa,
Prefiera el hombre que pisa
Bien asentado en la planta:
Es áspero el cuero crudo,
Pero es el que más aguanta.

Las cosas más importantes
Dan los mejores provechos.
No le mezquines el pecho
Y salidles al encuentro:
Cuanto más hondo sea el río
Más pescados tiene adentro.

Aunque el discurso sea largo
No por eso, ha de ser cierto,
Deja que los inexpertos
Lo escuchen con homenaje:
Por el largo del cuchillo,
No se calcula el coraje.

Solo los hombres muy hombres
Se reconocen culpables.
Cuando alguien de esto te hable,
Recuerda la diferencia:
No conozco ni un ladrón
Que no ha gritado su inocencia.

Y así me hablaba mi padre,
su consejo fue mi herencia.
Quisiera tener si ciencia,
Su presencia, tan querida:
Fue su patrón en la vida
Solo Dios y su conciencia.

Y terminaba diciendo:

Pa’l hombre que vive libre
No hay camino desparejo.
Clava las vistas muy lejos,
Pues adonde quiera que estés,
Por grande que sea el mundo
Te queda bajo los pies.

No hay comentarios:

Publicar un comentario