sábado, 16 de mayo de 2009

Modestia aparte de Wenceslao Varela

Como vanguardia aguerrida
traigo mi poco saber,
aprendido al recorrer
los caminos de la vida.
De humilde cuna, mecida
bajo techo de humildá,
que aguantó la tempestá,
los años y la pobreza,
traigo: valor, entereza,
y amor a la libertá.

Y soy, de poncho y espuela
sobre cualquier redomón,
uno más de mi nación
con la vida por escuela,
el que a versos y vigüela
con nudos y disonancias
en poblados o en estancias
se cortó solo, a lo entero,
con modestia o altanero
asegún las circunstancias.

Cuando encuentro un reserváo
d’esos que ninguno ensilla,
es, pa’mi, cosa sencilla
dejarlo, a espuela, charquito.
Cuando topo un mal habláo
con fama de aguantador,
le hablo a solas “con amor”
qu’es bueno pa’dominar,
y, si no quiere aflojar,
lo sé llamar al rigor.

En rueda’e “monte”, prefiero
apuntar a la menor,
y si salgo ganador
rescato cuando yo quiero.
En la taba soy certero
y muy cebao a ganar,
durísimo de aguantar
cuando el güeso es de mi gusto.
De ver plata, no me asusto,
cuando me afirmo a “clavar”.

Jamás, con mi moro, arrollo
si d’entro en una carrera;
con “rastras” no armo cuadrera
porque teng’orgullo criollo.
Salir “de abajo” es un “bollo”,
cuando quiero corto luz,
“fiador”, “pescuezo”, “testuz”
los saco justo, pues no!
siempre que lo corra yo,
que me hago un ñudo en la cruz.

Y pialando a medio lazo
en un rodeo parao
soy seguro pa’l “volcáo”
y pa’l “revés” segurazo!
En elogios a mi brazo
se ha gastáo gente campera,
pues pa’guampiar campo ajuera
soy cosa que “ni d’encargo”,
aunque tengo un lazo largo
como legua brasilera.

En ruedas de pericón,
como en versos, no me achico;
echo, apenas abro el pico,
pa’mi láo un corazón.
La endulzo a conversación
porque mi labia no es poca,
y si una “taura” me toca,
d’esas que andan coqueteando,
me l’arrincono bailando
hasta que “le copo en boca”.

En amores, nunca dejo
que naides me pida cuenta;
que los “quince a los cuarenta”
me dio por remedio un viejo.
Voy ‘end’entonces parejo
sin faltar a mis deberes,
pues en cuestión de quereres,
da más la fama qu’el oro…
He dejáo “lunanco” el moro
de tanto cargar mujeres!

A todo el mundo respeto,
dende chico he respetáo,
pero cuando estoy mamáo
mejor que me dejen quieto.
Ande me apretan, aprieto,
y soy duro p’apretar.
Van a tener que aguantar,
y es maña vieja que tengo:
a malas ni voy ni vengo
ni me dejo “coroniar”.

Que se abra cancha el caudillo
con las púas como gallo
y los baguales con callo
Del bocáo sobr’el colmillo…
Le saco el cuerpo al cuchillo,
tranquilo paro el “hachazo”,
a las mujeres… a abrazos
–hijo de bárbara escuela-
a los baguales… a espuela,
y a los malos… a ponchazos!

2 comentarios:

  1. Leo “Modestia Aparte” …¡Grande WENCESLAO! ...Pero a propósito de su prolífica obra y luego de haber escuchado el disco “El fogón de Wenceslao Varela” por SANTIAGO CHALAR, que me encantó en todo sentido, he quedado con una duda o más bien curiosidad frente a un posible equívoco.
    Y es sobre el tema “Mi Rancho”, muy bien logrado y con música del gran Abel Fleury..(tema que respetuosa y humildemente suelo cantar acompañádome con mi guitarra...obviamente muy lejos de ese gran Santiago, que perdimos tan tempranamente), y es que siempre estuve convencido, hasta hoy, que las décimas eran de Wenceslao...pero ete aqui que indagando en una conferencia sobre aquel lejano pero grandioso JOSE ALONSO Y TRELLES, "El Viejo Pancho"...me encuentro que en el libro que publica la mayoría de sus textos o poemas, "Paja Brava", aparecen las décimas de referencia con el nombre de "A mi rancho"..en donde veo también que el poema es más largo y el conferencista alude a la inspiración en su propio rancho de Tala, Uruguay, donde vivió largamente este Asturiano o Gallego llegado en el S.XIX a Chivilcoy, Argentina, desde donde al año se transladó definitivamente a Uruguay.
    Me gustaría alguna colaboración que me desaznara sobre el particular.
    Luis Ciminelli – Villa Adelina – Prov. De Bs. As.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ambas poesías existen y son diferentes, "A mi rancho" del Viejo Pancho, y "Mi rancho" de Wenceslao Varela. Incluso en el disco "El fogón de Wenceslao" el dice que se ha escrito mucho al rancho, menciono otro que es una joyita, se llama "Mi tapera" de Elías Regules.

      "Él, es güeno de adentro hasta la puerta,
      humanitario de la puerta adentro;
      ajuera es otra cosa; punta y filo;
      hurañez madurada a sol e invierno..." W.Varela

      "Ranchito que entre el verdor
      Parecés una gran cosa
      Y no sós más que la choza
      Donde escuendo mi dolor.
      Rancho en que entuavía el amor
      Que en rescoldos se consume
      A ocasiones desentume
      Las alas medio dispacio
      Pa perderse en el espacio
      Como si juese un perfume..." J.Alonso y Trelles "El viejo Pancho"

      Eliminar